Cómo orientar tu carrera profesional

Cómo orientar tu carrera profesional usando el test de Gallup

Estás haciendo un gran trabajo, y como premio te han propuesto cambiar de rol. Quizás te han pedido que lideres a un grupo de consultores recién incorporados, o tal vez que acompañes al responsable de cuenta a una reunión de ventas.

Descubrirás que hay actividades que te son tan naturales cómo respirar y otras en las que, a pesar de tu esfuerzo, sólo recibes disgustos. ¿Cómo saber si la jugosa manzana está envenenada?

Para responder a esta pregunta vamos a utilizar el test de fortalezas de Gallup. Si todavía no lo has hecho tienes el enlace aquí. Considera estos veinte dólares como una de las mejores inversiones de tu vida.

Este test te descubre tus cinco principales fortalezas, es decir, los tipos de talento que has desarrollado de forma natural. Gallup distingue entre treinta y cuatro fortalezas que se agrupan en cuatro ámbitos:

  • Fortalezas de ejecución. ¿Qué es lo siguiente que tengo que hacer? Si tu única recompensa es un trabajo bien hecho o eres incapaz de buscar excusas para no completar una tarea, eres un auténtico ejecutor.
  • Fortalezas de pensamiento. ¿Qué es lo que mejor que podemos hacer en este momento? ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? Si no puedes dejar de estudiar o tienes una potente capacidad analítica eres todo un pensador.
  • Fortalezas de relación ¿Cómo construyo vínculos con los demás? Si ves rápidamente cómo son las personas, o para ti lo más importante es el ambiente de trabajo, tienes este tipo de fortalezas.
  • Fortalezas de influencia. ¿Cómo consigo que los demás trabajen para mi? Si siempre tienes en la boca la palabra adecuada o te encanta ganarte a la gente, considérate un influencer.

Tras miles de años en que las fortalezas más valoradas eran las de ejecución (agricultura, ganadería) a finales del siglo XX aparece el sector tecnológico, donde, por primera vez en la historia, se necesitan de forma masiva las fortalezas de pensamiento (programadores, analistas, técnicos de sistemas, hackers).

Aunque no todos los roles técnicos precisan de las mismas fortalezas. En los primeros test de Gallup que realizamos, descubrimos que los mejores programadores combinaban fortalezas de pensamiento y relación. Pronto nos dimos cuenta que, para programar, los vínculos emocionales son determinantes, porque facilitan la construcción de las especificaciones y la coordinación de las tareas.

En resumen, si tus fortalezas son de relación y pensamiento, la programación se te dará bien de forma natural.

Sin embargo, si la mayoría de tus fortalezas son de pensamiento, estarás más cómodo en roles con más complejidad y menos relación, como la administración de sistemas o la ciberseguridad.

Si tus fortalezas son sobre todo de relación, busca trabajos donde tengas que estar en contacto con el cliente.  Y si a las fortalezas de relación se suman las de influencia, tu sitio está en el departamento de ventas. Aquí tu misión es crear un vínculo con el cliente y convencerle de que ponga una firma. ¡Como pueden pagar esas comisiones por un trabajo tan sencillo!

Para liderar equipos siempre son interesantes las fortalezas de influencia. Cuantas más aparezcan en tu test de Gallup, más cómodo te sentirás con cada ascenso. Descubrirás que buena parte de los directores son perfiles de pensamiento que solo saben decir lo que piensan.

Si la mayoría de tus fortalezas son de influencia, acabarás en la alta dirección. Algunos te llamarán trepa pisacuellos y aunque quizás no eres el mejor técnico, siempre sabes lo que tienes que decir y esas habilidades te llevarán a poner una C en tu cabecera de Linkedin.

Cuando tu trabajo está alineado con tus fortalezas, te pagan por hacer lo que se te da bien de forma natural. En el caso contrario también puedes hacer un trabajo brillante, aunque a costa de un mayor desgaste personal.

¿Quieres saber que actividades son mas adecuadas para ti? Envíanos el resultado de tu test de fortalezas y te explicaremos cómo acertar al cambiar de rol.


¿Con quien trabajas mejor?

Hay cuatro tipos básicos de consultores tecnológicos, y como en Hogwarts, mejor si los combinas en un determinado orden y proporción.

Los consultores con fortalezas de pensamiento son los más abundantes en tecnología. Antes se les llamaba soñadores, ahora se les llama gurús. Sienten curiosidad y ganas de aprender pero les cuesta trabajar ocho horas al día y les aburren las tareas repetitivas.

Los consultores con fortalezas de ejecución son igualmente frecuentes. Antes se les llamaba diligentes, ahora se les llama machacas. No les cuesta madrugar, les encanta cumplir su horario, ejecutan con precisión tareas repetitivas y les encantan los procedimientos.

Los consultores con fortalezas de relación son menos frecuentes, su sitio natural son las ventas no IT. Siempre tienen un tema del que hablar, generalmente conocidos suyos o famosos. No tienen la curiosidad de los pensadores ni ejecutan como los ejecutores, pero son como los neutrones que aportan cohesión -y masa- al átomo.

Por último los consultores de influencia son los menos abundantes porque son las fortalezas menos comunes. Antes se les llamaba trepas, ahora se les llama víboras. No son brillantes como los pensadores ni eficientes como los ejecutores, pero escuchándoles se diría que hacen el trabajo de ambos. No tienen buenos amigos como los de relación, pero tienen montones de conocidos.

Hay dos combinaciones potencialmente inestables:

Pensamiento e influencia son como el lobo y el lobo. Uno tiene los conocimientos para liderar, el otro sabe que ha nacido para liderar, cuando los combinas en un equipo estalla una guerra que siempre gana la influencia. La combinación influencia-pensamiento funciona cuando el primero de ellos es Jefe de Proyecto.

Pensamiento y ejecución son como la cigarra y la hormiga. Uno es capaz de afrontar nuevos retos, el otro hace la mayor parte del trabajo, si los combinas en un equipo prepárate para escuchar quejas sin fin. La combinación pensamiento-ejecución funciona cuando el primero de ellos es el Líder Técnico.