El rol de Analista/Programador es la primera promoción dentro de la carrera tecnológica, y es una trampa que debes conocer.

Con un poco de paciencia, en dos o tres años serás el programador más veterano dentro de un grupo de cinco o seis consultores, lo que te convierte de facto en su Líder Técnico. Aquí aparece el primer dilema de los profesionales del mundo IT.

¿Dedico mi tiempo a realizar mi [importante] trabajo técnico o a formar a los recién incorporados?

Existen tres soluciones posibles:

1. Dedicas la mayor parte de tu tiempo a realizar tu [crítico] trabajo técnico y sólo ratos sueltos a dar soporte a los nuevos. Éstos aprenden lentamente ya que no puedes encargarles tareas complejas. Es el caso más habitual, representado en la gráfica por la línea roja. Conseguirás una alta rotación entre los recién llegados y mucha presión para que el equipo mejore sus resultados.

2. Haces tu [complejo] trabajo técnico y además dedicas mucho tiempo a formar a los nuevos. El volumen de horas necesario para realizar ambas tareas te llevará a presentar la baja voluntaria o la baja por depresión.

3. Dedicas la mayor parte de tu tiempo a formar a los nuevos consultores hasta que son capaces de trabajar con autonomía. Es el caso menos habitual, representado en la gráfica por la línea verde. El equipo tendrá resultados pobres durante los primeros meses pero a largo plazo construirás un Equipo de Alto Rendimiento. Si consigues soportar la presión, claro.

La gráfica presenta los resultados obtenidos por un equipo siguiendo las diferentes estrategias.

Como puedes ver, las tres estrategias ofrecen resultados que están por debajo de las expectativas del cliente, lo que se traduce en presión; retrasos, lista de tareas pendientes que tiende a infinito y tensas reuniones con el cliente.

En siguientes post estudiaremos estrategias que consiguen resultados que superan las expectativas del cliente. Y también veremos los nuevos problemas que eso genera.